MERCAURANTE, ULTRAMARINOS Y COLMADOS.

obra ultramarinos con degustación

Los mercados convencionales que combinan los puestos tradicionales de alimentación, con los restaurantes para degustar sus productos han creado tendencia. Hace unos años El Mercado de San Miguel reconvertía su espacio en un mercado de degustación. En septiembre participábamos en un proyecto novedoso. Una charcutería tradicional aprovechaba una nueva apertura para transformar su oferta en un ultramarinos con posibilidad de degustación. La exposición más tradicional de los productos gourmet se acompañaba de una cocina donde elaborar el producto y un salón donde poder degustarlo.

Pasados los años, la oferta de consumo ha acuñado un nombre para definir un nuevo modelo de negocio, mercaurante. Nombre que definen los establecimientos que son mitad “mercado” y mitad “restaurante”. Un mercaurante está destinado a que el consumidor pueda realizar la compra y a su vez degustar los productos elaborados en el mismo establecimiento. Un modelo de negocio adaptado al tiempo presente, que busca atender una tendencia de consumo diferente que demanda comodidad, buen precio para clientes que aprecian un buen producto y carecen de tiempo para cocinar. Las principales cadenas de supermercados apuestan por este modelo de negocio, ofreciendo al cliente la posibilidad de consumir los productos directamente en el establecimiento. Los clientes pueden disfrutar las comidas elaboradas con ingredientes y productos propios del establecimiento.

Comprar y comer en el mismo lugar, permite ahorrar tiempo en desplazamiento, elegir su propio menú y degustarlo inmediatamente. La fusión de los mercados y los restaurantes ofrecen a ambos negocios la posibilidad de reorientar la brecha que existía entre estos dos tipos de establecimientos, enriqueciendo las opciones para que los clientes puedan elegir.

Los mercaurantes se han convertido en un modelo de negocio que se ha asentado en el consumo. Las tendencias vienen marcadas por la escasez de tiempo para cocinar. Elaborar un menú más variado y atractivo para un público objetivo se afianza en el consumo. Los platos preparados en el momento con productos frescos y elegidos por el consumidor, con opciones sencillas, nutritivas y poco calóricas son un incentivo para el comensal. El acercamiento al concepto de restauración y el mercado, aumenta la oferta gastronómica en beneficio del comensal. Los acuerdos con plataformas de servicio a domicilio permiten atender tanto tipos de comida como los gustos de los clientes. En la actualidad hay tantas opciones de comida preparada como tipos de clientes. El desarrollo de espacios adecuados para el consumo de los productos en el local, cocinados in situ de producto fresco de mercado delante del propio usuario, afianzan la comida para llevar como tendencia.

La adaptación a la demanda sigue siendo la razón principal por la que acudir a soluciones de comida preparada: comprar, cocinar y comer en la mayor brevedad posible. La falta de cocina en los mercados y la forma de innovar los servicios de los restaurantes son unos de los retos a los que se enfrentan los negocios que ponen la vista en convertirse en un mercaurante, ofreciendo la experiencia de comprar y comer en un mismo espacio.

Una tendencia al alza para los supermercados, colmados, ultramarinos y restaurantes que cada vez buscan innovar la manera en que ofrecen sus servicios a los clientes. Por las grandes posibilidades que ofrecen al segmento y gracias a las facilidades que encuentras en el equipamiento, este sector generará una repercusión muy grande en la restauración de conveniencia.

Nos incorporamos a su proyecto de hostelería
en cualquiera de sus fases
¿Podemos ayudarle?

Solicitar presupuesto

Suscríbete en nuestra Newsletter